No hay límites

Cuando empecé en la educación de adultos recibí un curso de formación y el profesor nos contó que hacía unos años había animado a una chica de su pueblo a volver a estudiar. En un principio era reticente porque tenía trabajo en un supermercado y no sentía esa necesidad, pero finalmente lo hizo. Se matriculó en el CEPA, obtuvo el título de la ESO, realizó el curso de preparación para el acceso a la universidad de mayores de 25 años, superó con éxito la prueba, se matriculó en la carrera de magisterio, se graduó, opositó y ahora es compañera de trabajo de aquel profesor que la había animado a estudiar.

Mirar este vídeo de menos de 2′ 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Motivación y promoción y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.