Deporte y política. La Guerra Fría sobre el hielo.

Sello soviético emitido el 8 de febrero de 1984 por los Juegos Olímpicos de invierno de Sarajevo. Hockey hielo. Tamaño 52 x 37 mm. Dentado 11 ½ x 12. Fotograbado multicolor. Valor facial 20 kopek rusos. Tirada de 6.100.000. COLECCIÓN GODO-LUIS, licencia libre con citación de la autoría (profesorluisduran). Creative Commons Attribution.——
Soviet stamp issued on February 8, 1984 by the Winter Olympics of Sarajevo. Ice Hockey. Size 52 x 37 mm. Comb 11 ½ x 12. Multicolored photogravure. Face value 20 Russian kopek. Print run 6,100,000. GODO-LUIS COLLECTION, free license with citation of authorship (profesorluisduran). Creative Commons Attribution.

El deporte tiene muchos valores positivos, el juego limpio, el cuidado de la salud, el compañerismo o la diversión que conlleva, pero cuando la política está demasiado presente llega a emponzoñarlo y corromperlo de tal manera que lo convierte en algo maligno e hiriente para los propios deportistas. Dejando para otro día la relación entre fútbol y política, vamos a ver otros ejemplos de esta mala relación:

  • El dopaje de Estado termina con la salud de los deportistas, los cosifica y los pone al servicio de la política. El caso más famoso era el de la RDA (República Democrática Alemana) con atletas como Marita Koch y el último escándalo el de Rusia a finales de 2016.
  • La propaganda de regímenes dictatoriales en eventos internacionales como los Mundiales de 1978 donde el gobierno militar argentino buscaba legitimar su cruel régimen o los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980 donde el osito Misha no dejaba ver la represión soviética. Otros ejemplos lamentables fueron los Juegos Olímpicos en la Alemania nazi (Berlín 1936) o la utilización que hizo Mussolini de los primeros dos títulos mundiales de la selección italiana de fútbol (1934 y 1938).
  • La destrucción de las relaciones internacionales con boicots. A muchos deportistas les impidieron competir por el deseo de sus dirigentes de perjudicar a los terceros países que organizaban los eventos deportivos. Todo el mundo conoce el boicot de Estados Unidos y sus aliados a Moscú, en protesta por la invasión de Afganistán (1978), y el de la URSS y otros países del bloque comunista a Los Ángeles 1984, los dos envueltos en la política de la Guerra Fría. Pero pocos recuerdan que el primer boicot oficial a unos Juegos Olímpicos fue en Montreal 1976, treinta y dos países, veintinueve de ellos africanos, boicotearon la competición para presionar al COI en la exigencia de expulsar a Nueva Zelanda porque su selección de rugby (deporte no olímpico) había jugado contra la selección de la Sudáfrica del Apartheid.
  • Derroche económico y corrupción para organizar enormes acontecimientos deportivos. La preparación de los Juegos Olímpicos de Salt Lake City (2002) en la mormona y casta Utah fue un folletín de corrupción económica y escándalos sexuales. El Mundial de Fútbol y los JJ.OO. de Río de Janeiro (2016) plagaron Brasil de protestas por el derroche público, la corrupción y el recorte del gasto social.

Cartel de Red Army.

La Guerra Fría aumentó la utilización propagandística y la presión sobre los deportistas. Para comprender como el enfrentamiento ideológico entre el bloque capitalista y el comunista afectaba a todas las esferas de la vida, recomiendo ver la película documental Red Army, apreciaréis como ser una estrella del deporte no significaba lo mismo al otro lado del Telón de Acero. Aquí tenéis el avance en español.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sellos 4º ESPAD y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Deporte y política. La Guerra Fría sobre el hielo.

  1. Pingback: Deporte y política. La Guerra Fría sobre el hielo. | Música en el instituto

Los comentarios están cerrados.