Hasta en la Universidad de Oxford llega el igualitarismo barato

Demasiadas envidias, intolerancia, nula resistencia a la frustración, vagancia, falta de humildad y autoengaño. Igualitarismo en vez de igualdad, algo defendido muy a menudo por la jauría del anonimato. Buen artículo de Javier Marías.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.