Cúpula de Miguel Ángel en el Vaticano

Sello emitido por el Estado de la Ciudad del Vaticano el 11 de mayo de 2012. Motivo de la silueta de la cúpula de San Pedro. Litografía offset multicolor. Dentado 14 x 13 ¼. Tamaño 30 x 40 mm. Emisión de 200.000 unidades. También se aprecian los bordes del pliego. Valor facial de 75 céntimos de euro.— Stamp issued by the State of the Vatican City on May 11, 2012. Reason for the silhouette of the dome of St. Peter. Multicolor offset lithography. Comb 14 x 13 ¼. Size 30 x 40 mm. Print run of 200,000 units. The edges of the sheet are also appreciated. Face value of 75 cents of euro. GODO-LUIS COLLECTION.

La basílica de San Pedro que hoy conocemos es la suma de proyectos y trabajos de diferentes arquitectos. Al comienzo del siglo XVI los artistas renacentistas empezaban a constituir a Roma como centro del Cinquecento.

Entre los artistas que intervienen en esta iglesia destaca Miguel Ángel que diseñó la cúpula que vemos hoy. El domo se eleva a más de 130 metros como símbolo del poder de la Iglesia y con sus más de 41 metros de diámetro parece querer albergar y proteger a toda la cristiandad. La cúpula por su carácter unitario de planta central es un elemento muy valorado durante el Renacimiento.

En la obra se aprecia el carácter manierista de Miguel Ángel, especialmente en el tambor con columnas pareadas entre ventanas coronadas con frontones triangulares y semicirculares que se van alternando. La cúpula exterior apuntada se recarga con nervios, pequeñas ventanas y una grandiosa linterna que la remata. Es notable que se tomó como referente la cúpula de Santa María de las Flores realizada por Brunelleschi en la Florencia del Quattrocento, pero la terminación de la obra fue realizada por Giacomo della Porta tras la muerte de Miguel Ángel.

La cúpula es doble, una interior y otra exterior, siguiendo el modelo florentino de Brunelleschi. La vista del interior muestra 16 gallones pintados con santos y molduras que terminan en el óculo interior de la linterna donde aparece representado Dios padre. Las grandes ventanas cuadradas del tambor le dan un carácter celeste y luminoso a la cúpula que parece flotar en el aire.

Vista de la cúpula desde una ventana de los Museos Vaticanos (izquierda) y aspecto del interior (derecha) Fuente: fotos propias tomadas en 2012.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sellos 2º ESPAD y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.