Guatemala y su volcán de Fuego.

Sello español emitido el 12 de octubre de 1977. Serie de la Hispanidad dedicada a Guatemala. Motivo de la Iglesia de San Francisco. Dentado 13 3/4 ¼. Huecograbado multicolor. Tirada de 6.000.000 en pliegos de 80. Valor facial de 1 peseta.— Spanish stamp issued on October 12, 1977. Hispanic Series dedicated to Guatemala. Reason for the Church of San Francisco. Comb 13 3/4 ¼. Multicolor gravure. Circulation of 6,000,000 in sheets of 80. Face value of 1 peseta. GODO-LUIS COLLECTION.

El nombre de Guatemala no tiene nada que ver con la palabra mala o malo. Hay varias versiones sobre su etimología, la más plausible parece que señala a la palabra queché o quechelah, que significa bosque en la lengua nativa del pueblo quiché. Los tlaxcaltecas que acompañaban a Pedro de Alvarado la tradujeron al náhuatl como Quauhtlemallan (muchos árboles) y que el propio Alvarado castellanizó como Guatemala. Todavía hoy la mitad del país está cubierto por hermosos y variados bosques.

Guatemala está pasando un mal momento en este junio de 2018 ya que el volcán de Fuego ha causado una gran catástrofe económica y humanitaria. Por suerte o por desgracia este país centroamericano está acostumbrado a levantarse cada vez que la naturaleza sobre la que se asienta muestra su peor cara.

El Cinturón de Fuego del Pacífico deja entre Guatemala y Panamá cientos de volcanes que proporcionan paisajes preciosos y erupciones catastróficas. En Guatemala están los más altos de Centroamérica ya que bajo su suelo chocan tres placas tectónicas (Cocos, Caribe y Norteamericana) que producen terremotos y una potente actividad volcánica. El Tajamulco es el más alto con 4.222 metros, pero el volcán de Fuego no es pequeño y sobrepasa por poco a nuestro Teide, 3.776 frente a los 3.718 de la cumbre canaria.

La composición está realizada con fotos y mapas de Wikimedia Commons de dominio público salvo la foto firmada de Kevin.sebold y las fechadas en 2018 que son del diario Debate.

Como vemos en esta ilustración, el volcán de Fuego es muy activo y peligroso, contando también las pequeñas erupciones pasan de 60 las contabilizadas y algunas como la actual han sido catastróficas por crear flujos piroclásticos. Imaginad una nube de gases volcánicos con polvo de roca incandescente que corre ladera abajo a más de 100 o 200 km/h y que al ser más densa que el aire se encajan en los valles para recorrerlos arrasando con todo y todos.

La iglesia neoclásica de San Francisco en Guatemala que ilustra nuestro sello fue construida al principio del siglo XIX y ha sido castigada varias veces por terremotos como el de 1917. Fuente: W.C. Dominio público.

En estos días han quedado sepultadas tres aldeas y han muerto más de 100 personas, desde España mandamos un abrazo a toda Guatemala y especialmente a los afectados directamente.

Por último dos vídeos, en el primer vídeo (1’39”) tenéis uno de estos mortales flujos piroclásticos en acción y otro (2’09”) que explica su funcionamiento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sellos 1º ESPAD y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.