Razón, progreso y 1984.

He explicado muchas veces el movimiento cultural de la Ilustración que se desarrolla en Europa durante el llamado Siglo de las Luces que no es otro que el siglo XVIII. En la educación secundaria para adultos el tratamiento del tema es sencillo y destaca dos principios fundamentales, la razón y el progreso.

Una razón basada en el conocimiento científico, el estudio, la lógica, la comprobación, el empirismo y el sapere aude (atrévete a saber) de Kant.

El progreso tiene dos vertientes, la primera es la material que aplica la razón y el conocimiento para construir mejores puentes, tener mejores cosechas, superar las carencias y aumentar la riqueza. La otra cara es el progreso humano, espiritual o político, busca la libertad del hombre, su realización, hacerlo digno al luchar por su felicidad y poderoso para derrocar a la tiranía y edificar un sistema político que permita a los individuos alcanzar metas tan loables.

Aparece la soberanía nacional, la división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial), los sistemas representativos que progresivamente avanzan hacia la democracias actuales (del sufragio censitario cada vez más amplio se llegó al sufragio universal masculino y finalmente el sufragio universal). Todo acompañado de las libertades individuales, de los derechos y obligaciones, de las garantías, del habeas corpus y del estado de derecho.

Sello brasileño que conmemora el décimo aniversario del Banco Nacional de Desarrollo Económico (BNDE). Emitido el 26 de noviembre de 1962. Dentado 11 ½ x 10 ¾ Tamaño 24 x 43 mm. Fotograbado verde azulado. Valor facial de 10 cruceros brasileños. Tirada de 5.000.000. — Brazilian stamp. Tenth anniversary of the National Economic Development Bank (BNDE). Issued on November 26, 1962. Comb 11 ½ x 10 ¾ Size 24 x 43 mm. Bluish green photogravure. Face value of 10 Brazilian cruises. Print run 5,000,000. GODO-LUIS COLLECTION.

Lo que no entiendo es dónde encaja que en un país democrático como España los partidos políticos, que son entidades privadas que compiten por gestionar los recursos públicos, las instituciones y los poderes del estado, puedan ahora hacer perfiles ideológicos de los ciudadanos sin su consentimiento.

No hemos aprendido nada del escándalo de Cambridge Analytica, al contrario, el Senado español ha descubierto la línea a seguir. Mientras que mi centro educativo no cuelga las notas para no violar la ley de protección de datos y muchas empresas gastan enormes cantidades de dinero para la gestión de los datos de sus clientes, el Senado español permite a los partidos políticos hacer la fechoría de meterse en nuestra vida. Lean los periódicos (ABC, El País, El Confidencial, El Mundo, El Periódico…)  y escuchen las radios (cadena Ser, esRadio, RTVE…) intentando no aterrorizarse demasiado con las potestades que los queridos y amados políticos españoles se han otorgado.

La novela 1984 de George Orwell está de actualidad, el Estado que reescribe el pasado a su gusto, impone sus normas, crea una nueva lengua y lo vigila todo, hasta lo más íntimo, siempre dispuesto a reprimir la disidencia.

Portada original de la angustiosa novela de Orwell y carteles de tres adaptaciones cinematográficas: 1984 (1956, director M. Anderson), 1984 (1984, M. Radford) y Brazil (1985, adaptación más libre de Terry Gilliam). A la derecha dos graffitis actuales fotografiados por Victorgrigas (licencia CC), el segundo con la efigie de Mark Zuckerberg, cofundador de Facebook.

Mientras que Francia intenta defender la libertad de  sus ciudadanos, en España nuestros amos se dotan de instrumentos para controlar nuestras vidas, las de sus miserables siervos. No me negarán que es una forma muy particular de entender la política y el servicio público como sacrificio personal en favor del bien común.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sellos 3º ESPAD, Sellos 4º ESPAD y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.