Capricho

La primera acepción que da la RAE para la palabra capricho es la del deseo arbitrario e irracional, mientras que la tercera nos habla de una obra de arte ingeniosa y fantástica que rompe con todo lo demás.

Cuando visitas “El Capricho” de Comillas (Cantabria, España), reconoces el genio modernista de Gaudí, ese genio creador que rompe con los historicismos y el pasado de la arquitectura para afianzar las líneas maestras del nuevo estilo.

Pero también te imaginas al indiano Máximo Díaz de Quijano, soltero y millonario, diciendo atropelladamente: quiero una casa diferente, viva, que por las mañanas el sol entre en mi habitación y que por las tardes me acaricie mientras fumo junto a la ventana, rodeada de jardines y que tenga de todo, estudio, un gran salón, pórtico de entrada, terrazas, vidrieras, una torre para ver el Cantábrico y un gran invernadero que no esté lejos de la casa.

Y Gaudí escuchando.

Ahora escucha tú, no te des el capricho de no formarte. El próximo 19 comienzas las clases.

Postal de El Capricho por su fachada oeste, vista cenital y tejados de la fachada sur gracias a Google.

El pasillo que articula las habitaciones de la planta noble, abraza por tres de sus lados al invernadero. Fotos de profesorluisduran tomadas en agosto de 2019.

Habitación principal mirando al este. Fotos de profesorluisduran tomadas en agosto de 2019.

El invernadero es lo principal en la fachada sur de la casa. Muro de la terraza y detalle de las hojas y los girasoles que rodean toda la casa. Fotos de profesorluisduran tomadas en agosto de 2019.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Motivación y promoción, Postales y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.